Ingenierías en Málaga, futuro sin futuro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on StumbleUponEmail this to someone

Leyendo la edición de ayer domingo del Diario Sur de Málaga, me encuentro con dos noticias preocupantes que afectan directamente, entre otros, a mi sector profesional. La primera asegura que el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) tiene problemas para encontrar el millar de ingenieros que necesita para este mismo 2017. La segunda que los estudiantes evitan las asignaturas tecnológicas desde el instituto y que muchos centros ni la imparten por falta de alumnos.

Esto pone a Málaga en una situación complicada. Las empresas tecnológicas tendrán que buscar a sus profesionales fuera de la provincia. Y sin que esto nos lleve a rasgarnos las vestiduras (vivimos en un mundo global), pienso que hace falta un plan urgente que aporte soluciones. Yo apostaría por trabajar en dos áreas. Por un lado, fomentar las vocaciones científicas entre nuestros jóvenes. Y por otro, y no menos importante, dar prioridad a las materias tecnológicas en los planes de estudios desde la más tierna infancia.

Vocación de ciencias o letrasFomentar las vocaciones científicas pasa por mejorar los temarios que se imparten y muy probablemente mejorar la inversión en equipamiento. Es momento de reunir a los docentes y preguntarles como hacer más atractivas las materias. Sin duda, ellos son parte imprescindible de la ecuación. Viven el día a día con sus alumnos y seguro que tienen soluciones. Hay que desterrar el sambenito de que las materias de ciencias son más complicadas ¿Es más fácil estudiar derecho que una ingeniería? ¿Lengua que Matemáticas? Cada persona tiene una respuesta según sus gustos y cualidades. Un docente sabe que hay que intentar enamorar al alumno en cualquier disciplina. Pero será difícil enamorar dejando las cosas tal como están. Dicho de otro modo, no podemos pretender que a los jóvenes le gusten las materias tecnológicas simplemente porque lleven un teléfono inteligente encima.

Otros sectores igual pueden permitirse la pérdida de alumnos, honestamente no lo sé. Pero el sector científico-tecnológico (que ha perdido un 25% de alumnos en los últimos 10 años) tiene que poner en marcha medidas urgentes que nos permitan asegurar el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *