¿Qué es la propagación de DNS?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on StumbleUponEmail this to someone

Cuando cambiamos el alojamiento de nuestra web o los buzones de correo de nuestro dominio de proveedor, normalmente para mejorar nuestro servicio, nos topamos con los servidores DNS. Siempre los hemos usado, pero en muchas ocasiones no habíamos sido conscientes de ello.

Servidores DNSPara empezar necesitaremos saber que son los servidores DNS y que función cumplen. DNS son las siglas de Domain Name Servers (en español, Servidores de Nombres de Dominio). ¿Qué es un nombre de dominio? Dicho con un ejemplo, www.jlarranz.es, es decir, lo que solemos poner en la barra de direcciones de nuestro navegador cuando queremos visitar una página. Internet no entiende de nombre de dominios, así que en cuanto ponemos la dirección a una web le pregunta a un servidor de nombres de dominio, normalmente el de nuestro proveedor de Internet, a qué dirección IP tiene que preguntar por ese dominio. Dicho de otro modo, los DNS convierten nombres de dominio en direcciones IP. ¿Y qué es una dirección IP? Es básicamente un conjunto de números que permite identificar a un ordenador o dispositivo en una red, en este caso Internet.

Lo vuelvo a explicar con un ejemplo “humano”. Sabes que tu amiga Eva vive en un bloque de edificios pero no sabes en que piso vive. Esperas en la puerta a que salga un vecino y le preguntas “disculpe, usted sabría decirme dónde vive Eva… es una chica joven, muy guapa, simpática… un encanto vamos” el vecino te contesta en el 7-B… vas al 7-B y solucionado. En Internet, el bloque de pisos es la propia Internet, tu amiga Eva el nombre de dominio que buscas (www.talcosa.es) y el vecino que paras en el portal es el DNS, que como conoce a tu amiga te facilita su piso, la IP.

Dicho esto ¿porqué la propagación de DNS tarda habitualmente entre 3 y 7 días y en ocasiones más? Básicamente porque los cientos (miles) de servidores DNS de Internet, para facilitar la velocidad de respuesta a sus clientes, no se actualizan de inmediato. Utilizan una lista que actualizan sólo cada cierto número de días. Cierto que esto está cambiando y cada vez la propagación es más rápida pero el proceso se mantiene igual.

Entonces, cuando damos de alta un dominio nuevo el registrador de dominios (la empresa con la que hemos contratado nuestro dominio o en su defecto un distribuidor) configura y establece su propio servidor DNS como el Authority DNS server para que sirva de referencia al resto del mundo.

Cuando cualquier otro proveedor de DNS quiere saber cómo encontrar tu nueva web, inicialmente va a acudir a la base de datos de registro para saber quién es el authority DNS server. Después irá a consultar las DNS del registrador que gestiona su dominio para preguntarle cuál es la dirección IP de su nuevo dominio y actualizará su base de datos. Cuando esto lo hagan todos, la propagación se habrá completado. Esto mismo ocurre para las funcionalidades de correo electrónico o para cualquier otro servicio que dependa de los servidores de nombres de dominio.

Traduzco los dos últimos párrafos al ejemplo “humano”. Tu amiga Eva se ha ido a vivir a ese bloque de pisos esta misma semana. Cuando el vecino sale y le preguntas por ella posiblemente no la conozca y te quedes sin respuesta… igual sale otro vecino que coincide que la vió haciendo la mudanza y que vive en la puerta de al lado… que si sepa que vive en el 7-B. Hasta que todos los vecinos del bloque esten al tanto de donde vive la nueva inquilina habrá pasado un tiempo. Pues lo mismo ocurre con Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *